Saltar al contenido
Juego Simbólico

Juego Simbólico para todas las edades

¿Qué es el juego simbólico?

Jugar y en concreto el juego simbólico es una de las actividades más importantes durante el desarrollo infantil.

No solo permite que los niños se diviertan, también es una de las formas de aprendizaje más eficientes.

El juego simbólico es uno de los métodos de recreación más importantes durante el crecimiento de los niños.

Este se basa en la habilidad de los pequeños para recrear numerosas situaciones que observan en su día a día.

La imaginación toma un papel muy importante en ellas, pues la mente de los niños pasa constantemente del mundo real al imaginario.

Los juegos imaginados pueden presentarse de muchas maneras. Los chicos pueden inventar aventuras al disfrazarse, jugar con muñecos o actuar como algún profesional (doctores, bomberos, maestros, entre otros).

¿Cuáles son los mejores juguetes para las actividades imaginarias?

Como recién se ha mencionado, los juguetes son muy importantes para este tipo de estimulación.

Existe una amplia variedad de tipos de juego simbólico para niños y niñas que pueden ser protagonizados por distintos elementos, como por ejemplo: 

Instrumentos de juego simbólico para niñas y niños

Los juegos de té se encuentran entre las opciones de compra más recomendadas. Conformados generalmente por una mesita, sillas, tazas, platos y cubiertos, permiten crear una gran variedad de escenarios.

Bien sea preparar una reunión con galletas para mamá y papá o juntar a todos los peluches para compartir las últimas novedades, las posibilidades son muy amplias con este juguete.

Por otra parte, las muñecas y una casa para las mismas son otra de las opciones más recomendables para adquirir. Jugar con una casa para muñecas permite que los niños imaginen muchísimas situaciones en las que pueden desenvolver muchos roles.

Las interacciones sociales, el aprendizaje de rutinas y la expresión de las emociones son algunos de los beneficios de comprar este artículo.

Los peluches y muñecos de bebés son otro de los objetos más recomendables para comprar.  Al contar con ellos los niños y niñas aprenden sobre la empatía, la responsabilidad y los cuidados mientras practican juegos imaginados.

Los cochecitos son perfectos para que los pequeños de la casa puedan divertirse con actividades imaginarias.

La gran variedad de presentaciones de estos hace que sean algunos de los mejores artículos que puedes adquirir.

Coches de carreras, de bomberos, de policía, ambulancias, taxis o autobuses son perfectos para que los niños dejen fluir su imaginación con miles de situaciones diferentes.

Desde imaginarse desempeñando algunas de las profesiones relacionadas a los vehículos hasta crear su propia ciudad con ellos son solo algunos de sus usos durante los juegos imaginarios.

Comprar sets de construcción es una muy buena idea para estimular la imaginación y la creatividad de los pequeños. 

Estos ayudarán a los niños a dar forma a su imaginación, permitiéndoles crear cualquier estructura que deseen.

Si se complementan con cochecitos o figuras de acción pueden favorecer aún más la imaginación de roles y escenarios para el juego imaginativo

Merece la pena mencionar además a las figuras de acción. Por medio de estas los niños podrán sumergirse en las más increíbles aventuras favoreciendo el movimiento y la comunicación entre otras destrezas, especialmente al jugar con amigos.

Disfraces en el juego simbólico

Los disfraces durante el juego simbólico

Comprar disfraces para los pequeños es una gran ayuda para que puedan mejorar su experiencia de juego imaginado.

Al vestirlos podrán asumir cualquier personaje que deseen mucho más fácilmente, permitiéndoles imitar sus labores, gestos o actitudes.

Esto también puede ser muy útil para orientar a los niños hacia sus futuras profesiones.

Los disfraces más populares para comprar son los de cocinero, bombero, doctor, e incluso de superhéroe. 

De esta manera, cada disfraz puede complementarse con distintas situaciones, como jugar a la cocinita con mamá y papá, al doctor o doctora con los peluches de la habitación, e incluso al regar las plantas del jardín con una manguera imaginando que es un incendio.

Las posibilidades de diversión son muy extensas. Además, si papá y mamá también participan del juego, pueden convertirlo en una actividad mucho más divertida.

Es muy importante no poner ningún límite a la imaginación de los chicos e intentar involucrarse en sus juegos tanto como sea posible.

Los juegos simbólicos son un enorme impulso para la imaginación de los niños. El ofrecerles la posibilidad de sentirse e identificarse con cualquier profesión o personaje es muy positivo para ellos.

No hay que perder ninguna oportunidad de desarrollar estas actividades en casa. Los pequeños podrán aprender y divertirse mucho, por lo tanto, son ejercicios muy favorables.

¿Cuándo se manifiesta el juego simbólico?

La aparición de las actividades simbólicas está condicionada por el grado de madurez psicológica de los pequeños.

Se manifiestan en distintos momentos dependiendo de cada niño. 

Juego simbólico

Sin embargo, los dos años son la edad más frecuente para la aparición de esta clase de juego.

Es aproximadamente en este período cuando los pequeños comienzan a manifestar la capacidad imaginativa para tomar un objeto y pretender que es otro. 

Por ejemplo, que su cepillo de dientes es un micrófono, o que una escoba es un caballo.

¿Qué beneficios tienen los juegos imaginarios y por qué es importante?

Estas actividades son muy beneficiosas para los pequeños, puesto que les permiten desarrollar su imaginación, lenguaje, empatía y capacidades mentales.

De igual manera, ayudan a los niños a expresar sus emociones, preocupaciones o a descubrir la solución de diversas situaciones por medio del juego.

Otros beneficios de los juegos simbólicos incluyen la asimilación del entorno, favorecimiento de las habilidades motoras y las representaciones mentales.

Asegurarse de que los niños los pongan en práctica es muy importante. 

Al imaginarse a ellos mismos como adultos ejerciendo alguna profesión, pueden darse cuenta de la importancia de estas.

También se facilita el desarrollo emocional y cognitivo, así como sus capacidades sociales.

¿El juego simbólico puede ser compatible con el método Montessori?

Piaget describe al entretenimiento simbólico como una de las actividades de mayor importancia durante el juego infantil.

En esta etapa, los niños intentan adaptarse a la sociedad de los adultos, la cual contiene reglas y situaciones que para él son aún un poco difíciles de comprender. 

Dado que la asimilación de la realidad todavía es compleja para los pequeños, estos crean su propio mundo por medio de la imaginación.

Así, son capaces de posicionarse en distintos papeles al imaginar múltiples escenarios en los que pueden divertirse y aprender de forma segura.

Esta idea puede contrastar un poco con el método Montessori, el cual consiste en incorporar a los niños a la realidad por medio de experiencias auténticas. 

Sin embargo, ambas técnicas son totalmente compatibles. 

Por ejemplo, si incluimos al pequeño en las actividades de la cocina, bien sea lavando las frutas, acercándonos algún ingrediente o utensilio e incluso al preguntarle qué le parece el sabor de la comida, será mucho más fácil para el niño practicar el juego simbólico con una cocinita.

Al tener parte de la experiencia real, su imaginación le permitirá crear una gran cantidad de escenarios diferentes en los que ponerla en práctica.

Por ejemplo, creando sus propios platos, imaginando que la sala de la casa es un restaurante lleno de clientes, que mamá y papá son comensales, entre otros.

De esta manera, la incorporación del método Montessori en el aprendizaje infantil favorece enormemente la práctica del entretenimiento simbólico mediante las experiencias reales.

La importancia del juego compartido

Jugar en acompañado es algo muy importante para la correcta aplicación de la recreación simbólica.

Inicialmente el pequeño compartirá esta actividad con sus padres. Sin embargo, poco a poco empezará a disfrutar de la compañía de otros niños mientras juega.

Al contar con amigos, será más sencillo establecer metas comunes e incluso normas de juego.

Esto agregará una mayor complejidad al juego por medio de la socialización, pues los niños desempeñarán diferentes roles dentro de la actividad.

La capacidad de cooperar con otros durante el juego aparece a partir de los cuatro o cinco años.

A esta edad, los pequeños ya disponen de las herramientas necesarias para poder interactuar con los demás niños durante el juego simbólico.

Niños jugando

¿Cómo estimular apropiadamente el juego simbólico?

Generalmente, las actividades simbólicas aparecen de forma espontánea. Sin embargo, los padres también pueden participar en ellas para estimularlas.

Jugar con los pequeños es una de las mejores maneras de hacerlo. Incorporarse a los escenarios imaginarios de los niños es muy importante.

Puedes participar en su misión de piratas, sentarte junto a ellos a tomar un té, ser un comensal en su restaurante, entre otros. 

Al unirte al juego se facilita el aprendizaje de los pequeños al dar realismo a sus situaciones imaginarias.

Por otra parte, que el escenario incluya roles es bastante significativo. La actividad debe contener elementos que favorezcan la naturalidad de la situación.

Los juguetes tienen una participación muy importante en ello. Si el pequeño cuenta con una cocinita, un set de primeros auxilios o un juego de té, será mucho más sencillo para él sumergirse en la actividad.

Los personajes también son muy importantes. Un chef, un profesor, un doctor o un bombero son algunos papeles muy fáciles de adoptar en estas actividades.